15 julio, 2010

Jardines xerófilos



¿QUÉ ES LA XEROJARDINERIA?La Xerojardinería es el diseño de jardines de calidad que conservan agua y protegen el medio ambiente.

La puesta en práctica de siete principios de sentido común, le permitirán crear un jardín exuberante y hermoso que le ahorre tiempo, dinero y energía y que evite la contaminación y el derroche del agua.

Pasos:
1. Comience con un plan. Tenga en cuenta el tipo de suelo, drenaje, disponibilidad de agua y paisaje.
Considere cómo se usará el espacio—para juegos, atención de invitados, jardines, almacenamiento, etc.
Planee tener áreas que requieran diferentes cantidades de agua—riego a mano, riego frecuente, riego ocasional y lluvia. Prepare un plan que pueda ponerse en práctica en fases, según lo permita su tiempo y su presupuesto.

2. Analice y mejore la tierra. Puede buscar información regional que le sirva de base o, si sus recursos económicos se lo permiten, analizar su suelo en un laboratorio. La mayoría de los terrenos se beneficiarán del uso de materia orgánica como el abono. Esto mejorará el drenaje, la penetración de la humedad y la capacidad del terreno de retener agua.

3. Use las áreas con césped para fines prácticos. El césped, por lo general, necesita más agua que cualquier otra planta del jardín. Piense cómo utilizará el área y si el césped es la mejor opción. Puede que lo sea, pero las plantas de sotobosque, los arbustos, una terraza o un patio podrían ser mejor en algunos casos. Ver entrada “Alternativas al césped”

4. Seleccione las plantas apropiadas. Utilice plantas nativas o resistentes a la sequía tanto como sea posible. Hay cientos de plantas que crecen de forma natural con la cantidad de lluvia que recibimos localmente, por lo que raramente necesitan riego adicional una vez que se arraigan.
Sin embargo, si tiene una planta preferida que necesita mucha agua, adelante, úsela. Simplemente colóquela con otras plantas que consuman mucha agua o intégrela al espacio haciendo uso de una maceta.

5. Riegue de forma eficiente para aprovechar cada gota. Observe si las plantas necesitan agua y riéguelas sólo cuando sea necesario. Cuando riegue, hágalo con suficiente agua en las raíces. Esto ahorrará agua y ayudará a la planta a desarrollar raíces más saludables, lo que aumenta su probabilidad de sobrevivir en los veranos cálidos y en los inviernos fríos. Riegue temprano en la mañana cuando haya poco sol y poco viento.
Los aspersores que se conectan a las mangueras más eficientes lanzan gotas de agua grandes cerca del suelo. Cuando se usan aspersores de rocío o aspersores que arrojan agua hacia arriba, con frecuencia el agua se evapora antes de llegar al suelo. Las mangueras de remojo son baratas, fáciles de instalar e ideales para los lechos de plantas. El riego por goteo aplica agua lentamente justo sobre las raíces de las plantas.

6. Utilice cubiertas vegetales para conservar el agua y disminuir el crecimiento de la maleza. Las cubiertas vegetales reducen la pérdida de agua en el terreno y la erosión. Algunos tipos de cubiertas vegetales comunes incluyen la corteza de pino, el ciprés triturado, las cáscaras de nuez pacana, las cáscaras de semillas de algodón, las hojas de abono, el cedro triturado y la hierba de jardín desmenuzada.

7. Haga un buen mantenimiento. Los jardines xerófilos necesitan menos mantenimiento que los jardines tradicionales. Pero un jardín bien mantenido es más fuerte y puede soportar mejor la sequía, la congelación y los problemas de plagas. Revise una vez al año si las plantas leñosas, como árboles o arbustos necesitan podarse. La madera muerta, enferma o dañada puede ser retirada en cualquier momento. Las plantas de floración perenne pueden necesitar una poda frecuente para estimular el florecimiento y mantener una apariencia limpia. Retire la mala hierba a fin de que no compita por el agua de otras plantas. Eleve la altura de la cortadora de césped de modo que las cuchillas de césped no dañen las raíces.

Fertilice con moderación. Demasiado fertilizante aumenta la necesidad de agua de las plantas y puede ser lavado por la lluvia, lo que contamina nuestros ríos y arroyos. Deje sobre la hierba los restos de césped cortados como fertilizante natural.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada